• Las mujeres sin hogar queremos ser visibles

    Necesitamos medidas para que las mujeres sin hogar ejerzan sus derechos

    Firma la petición
Asociación realidades

Necesitamos medidas para que las mujeres sin hogar ejerzan sus derechos

Firma nuestra petición para reivindicarlas

Lo que no se ve no existe, por esta razón las mujeres sin hogar nos hacemos visibles, porque existimos. Y por eso os solicitamos que apoyéis con vuestra firma la siguiente petición: Que se considere como medida urgente incorporar la perspectiva de género a la hora de abordar el sinhogarismo en todos sus aspectos, desde la intervención social hasta en el estudio de esta realidad.

El sinhogarismo tiene muchas caras y, aunque la más visible es la que se manifiesta en la vía pública donde hay una gran presencia masculina, es un problema social que nos afecta a muchas mujeres. El sinhogarismo femenino normalmente se da en otras situaciones de exclusión residencial diferentes a vivir en la calle.

Los recursos para personas sin hogar están en general pensados para hombres y son muy pocos los programas adaptados a mujeres. Sin ir más lejos, los recuentos que reflejan el número de personas que se encuentran sin hogar se suelen hacer contabilizando solamente el número de personas que están en situación de calle o en albergues de la red de atención, casos en los que la mayoría son hombres. Por lo que quedan fuera de ese recuento muchas las personas que viven otras manifestaciones del sinhogarismo.

Todo esto ha generado que habitualmente se haya estudiado, explicado, comprendido e intervenido desde una visión androcéntrica y patriarcal, como ocurre con muchas otras realidades, sin tener en cuenta la especificidad de las estrategias de vivienda de las mujeres que se encuentran en una situación de exclusión social extrema. Las mujeres sorteamos de cualquier manera tener que dormir en la calle o en albergues porque son espacios muy violentos en los que se multiplica nuestro riesgo de sufrir algún tipo de agresión sexual o de violencia machista en general. Antes de llegar a esta situación optamos por alternativas que se corresponden con otras situaciones de exclusión residencial, menos estudiadas y cuantificadas.  

La realidad de las mujeres sin hogar

La brecha salarial, el cierre del mercado laboral para las mujeres, que se nos reduzca a un rol maternal/reproductivo y a la esfera privada del hogar, la cosificación sexual y el doble estigma social (por ser una mujer y estar sin hogar), entre otros factores, hacen que muchas mujeres sigamos manteniendo una alta dependencia económica de nuestras parejas o de otras personas. Una simple ruptura sentimental puede implicar para nosotras la ausencia de recursos económicos básicos para nuestra supervivencia y bienestar social. Por este motivo muchas mujeres mantenemos relaciones de pareja insatisfactorias o nos emparejamos simplemente para tener un “elemento de protección”, nos prostituimos, intercambiamos compañía o cuidado a cambio de alojamiento, incluso llegamos a no denunciar agresiones y violencias machistas, con tal de no terminar en la calle. Una compañera decía: “No eres una persona en la calle, eres una mujer en la calle”.

La violencia machista, tanto en la familia de origen como en la formada, es una de las causas más frecuentes del sinhogarismo femenino y también un factor que fomenta otros factores de riesgo como las enfermedades físicas y mentales. También somos muchas las mujeres que hemos trabajado durante años y años dentro del hogar, sin percibir ingreso alguno ni cotizar, por lo que nuestra dependencia económica es total y a veces llegamos a estar sin hogar a edades muy avanzadas.  

Por todo lo que acabamos de exponer ser mujer es un factor añadido de vulnerabilidad para vivir una situación de exclusión social. Son muchos y muy diversos los factores que hacen que las mujeres acabemos sin hogar, por eso, creemos que es fundamental incorporar la perspectiva género en el sinhogarismo y crear recursos específicos para las mujeres que vivimos esta situación. Y firmamos esta petición para solicitar que se incorpore cuanto antes en la atención a las personas sin hogar.

EJEMPLOS DE INCORPORACIÓN DE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO EN LA ATENCIÓN A LAS PERSONAS SIN HOGAR:

Género y organización de centros y recursos

Tener en cuenta el género a la hora de organizar los centros y recursos implicaría:

  • Vestuarios separados.
  • Distribución de las camas teniendo en cuenta el género.
  • Incorporar las necesidades de higiene específicas de mujeres/hombres.
  • Facilitar productos como compresas, tampones, antiinflamatorios, ropa interior limpia para mujeres. Productos que además suelen tener precios elevados.
  • Baños adaptados para las necesidades de higiene de las mujeres: bidés, duchas con alcachofa, etc.
  • Poner a disposición de usuarias/os servicios de peluquería.

Espacios específicos para las visitas de hijos/as

Incorporar espacios específicos destinados a las visitas con hijos/as. La retirada de los hijos/as es un hecho muy trágico para las personas sin hogar y un espacio de este tipo (alegre, adaptado a los pequeños, etc.) aporta fluidez a los momentos de encuentro.

Introducir la perspectiva de género en los recursos para personas sin hogar

Introducir la perspectiva de género en los recursos para personas sin hogar, en los de atención a drogodependientes o a salud mental garantiza la continuidad en los procesos de intervención. Actualmente se producen más abandonos de las mujeres de dichos dispositivos por estos motivos.

Nuevas normativas para centros de acogida y albergues

Crear normativas en los centros de acogida y albergues que contemplen las necesidades y particularidades de hombres y mujeres.

Incorporar cartas de derechos y deberes

Incorporar cartas de derechos y deberes que contemplen la perspectiva de género e incidir en la misma manera en los programas de inclusión y no conformarse con la satisfacción de necesidades básicas.

Trabajar el sinhogarismo femenino desde la prevención

Fundamental ante el creciente número de mujeres sin hogar. Actualmente no existen medidas que anticipen y analicen las causas y factores de riesgo específicos de mujeres.

Priorizar la atención de mujeres

Priorizar la atención de mujeres en igualdad de condiciones para acceder a un recurso.

Recoger los datos de las mujeres

Recoger datos e información desagregando por género.

Identificar las necesidades específicas

Identificar las necesidades diferentes para mujeres y hombres (no dar por hecho que son las mismas) y desde ahí planificar la intervención.

Sensibilizar y formar

Sensibilizar y formar a los/as profesionales de la intervención social y al propio colectivo de personas sin hogar en perspectiva de género.

Repartir equitativamente los recursos

Repartir equitativamente los recursos partiendo de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Género y servicios de orientación laboral

Tener en cuenta el género en los servicios de orientación laboral ofreciendo cursos formativos que se dirijan a específicamente a mujeres, ya que su incorporación al mercado laboral suelen ser más difícil.

Lenguaje inclusivo y no sexista

Utilizar lenguaje inclusivo y no sexista en todas las facetas de la intervención con personas sin hogar.

Informar a las mujeres sin hogar

Informar a las mujeres sin hogar sobre centros, recursos y cómo actuar en casos de violencia machista.

Horarios conciliadores y accesibles

Atender en horarios conciliadores y accesibles para con el cuidado de hijos/as o de personas a cargo.

ser visibles

Firma esta petición

Dirigida a

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Consejerías de Servicios Sociales de todas las Comunidades Autónomas.
Concejalías se Igualdad, Equidad, Servicios/Políticas Sociales de todas las capitales de provincia.
-
Estimado/a,

Solicitamos a través de esta petición que se considere como medida urgente la incorporación de la perspectiva de género a la hora de abordar el sinhogarismo en todos sus aspectos, desde la intervención social hasta en el estudio de esta realidad. Lo que no se ve no existe, por esta razón quiero que las mujeres sin hogar sean visibles y apoyo con mi firma esta iniciativa.

El hecho de que habitualmente se haya estudiado, explicado, comprendido e intervenido desde una visión androcéntrica en el sinhogarismo, sin tener en cuenta la especificidad de las estrategias de vivienda de las mujeres, hace que los recursos para personas sin hogar estén pensados sólo para hombres y que sean muy pocos los programas adaptados a mujeres. El sinhogarismo tiene muchas caras y, aunque la más visible es la que se manifiesta en la vía pública donde hay una gran presencia masculina, es un problema social que afecta a muchas mujeres.

Es indiscutible que el hecho de ser mujer es un factor añadido de vulnerabilidad para vivir una situación de exclusión social. Son muchos y muy diversos los motivos que hacen que las mujeres acaben sin hogar, por eso, es fundamental incorporar la perspectiva género en el sinhogarismo y crear recursos específicos para las mujeres que viven esta situación. Con este objetivo te remitimos esta petición junto con todas las firmas que la suscriben.
-
Esta petición será entregada a:

Dolors Montserrat Montserrat, Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
María José Sánchez Rubio, Consejera de igualdad y políticas sociales de la Junta de Andalucía.
María Victoria Broto Cosculluela, Consejera de ciudadanía y derechos sociales del Gobierno de Aragón.
Pilar Varela Díaz, Consejera de Servicios y Derechos Sociales del Principado de Asturias.
Fina Santiago Rodríguez, Conselleria de Servicios Sociales y Cooperación del Govern Illes Balears.
Cristina Valido García, Consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias.
Eva Díaz Tezanos, Consejera de Universidades, Investigación, Medio Ambiente y Políticas Sociales del Gobierno de Cantabria.
Aurelia Sánchez Navarro, Consejera de Bienestar Social de la Junta de Castilla la Mancha.
Pablo Rodríguez Hoyos, Director General de Familia y Políticas Sociales de la Junta de Castilla y León.
Departament de Treball, Afers Socials i Famílies, Generalitat de Catalunya.
José María Vergeles Blanco, Consejero de Sanidad y Políticas Sociales, Junta de Extremadura.
José Manuel Rey Varela, Consellero de Política Social, Xunta de Galicia.
Conrado Escobar las Heras, Consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Gobierno de La Rioja.
Carlos Izquierdo Torres, Consejero de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid.
Violante Tomás Olivares, Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Región de Murcia.
Miguel Laparra Navarro, Vicepresidente de Derechos Sociales de la Comunidad Foral de Navarra.
Beatriz Artolazabal Albéniz, Consejera de empleo y políticas sociales del Gobierno Vasco.
Mónica Oltra Jarque, Consellera de Igualdad y Política Inclusivas de la Generalitat Valenciana.
Adela Nieto Sánchez, Consejera de Sanidad, Servicios Sociales, Menores e Igualdad del Gobierno de Ceuta.
Daniel Ventura Rizo, Consejero de Bienestar Social de la Ciudad Autónoma de Melilla.
Marta María Higueras Garrobo, Delegada del Área de Gobierno de Equidad, Derechos Sociales y Empleo del Ayuntamiento de Madrid.
Laia Ortiz Castellví, Dirección del Área de Derechos Sociales del Ajuntament de Barcelona.
Consol Castillo Plaza, Coordinadora General, Àrea De Desenvolupament Humà, Ajuntament de València.
Juan Manuel Flores Cordero, Delegado del Área de Bienestar Social y Empleo, del Ayuntamiento de Sevilla

[your signature]

Firmar
541 signatures

Comparte con tus redes:

   

Firmas

Lista de Firmas
541 carmen ortiz
540 Inma González Gallo
539 Alicia Rodriguez
538 Nuria Granizo
537 Luz Carrion
536 David Jiménez García
535 @Placido_Mo Arrels Fundació
534 Guillermo Dorado
533 Nieves Salobral Martín
532 ADRIAN GONZALEZ MENDIOLA