Nos hablan de recuperación, ¿pero quién y qué se recupera si la recuperación no incluye ganar derechos y bienestar? Y esa “luz al final del túnel”, ¿no será la de la hoguera donde arden nuestros derechos? Salen de la crisis quienes nunca estuvieron en ella. Porque si no se comen ni dan calor ni cobijo, los brotes verdes son solo propaganda de unos pocos. Salir dejando gente atrás es salir rotos como sociedad. Sin igualdad y derechos, simplemente no hay democracia. No callarse ante esta situación es el primer paso. Entender que, cada cual por su cuenta, no llegaremos lejos, el segundo. Juntarnos para que las cosas cambien: el camino.

Gonzalo

Asistente Europarlamentario